fbpx

Es hora de que dejemos de creer que no debemos enojarnos. Las emociones son biológicas y como tal, inevitables. Lo que sí podemos hacer es aprender a gestionarlas de manera saludable y ecológica para nosotros y nuestro entorno. Y para eso, habrá que desaprender.

La queja es uno de los flagelos mas accesibles para los seres humanos. La usamos casi como deporte, en realidad lo hacemos como descarga pero no nos damos cuenta el potencial de envenenamiento que tiene.
Creemos que nos liberamos, que nos descargamos y que al menos lo dijimos… pero quiero decirte que no va por ahí.
La queja te deja en el lugar de víctima, te invita (tapadamente) a no accionar y a quedarte en el lamento.

Decime si no lo ves cuando abrís las redes… quejas por todos lados, sobre lo que sea. ¿Que soluciona esa gente que se la pasa quejando? ¡NADA! ¿Por qué? Porque no hace nada diferente.

Ejercicio R.O.C.A para desactivar la queja

Pero mi intención es otra, mi intención pasa porque no te quedes a mitad de camino sin accionar, entonces quiero darte más. Y como la queja es una ROCA, para transformarla quiero ayudarte a darle la vuelta al tema y voy a enseñarte mi Ejercicio ROCA para desactivar la queja. Estas siglas van a ayudarte a recordar el paso a paso

Reconocé la queja

Se trata de reconocer y encontrar una queja que tengas en este momento que te lleve a enojarte. Te sugiero empezar por algo sencillo.
Podría ser:
Mi empleado llega tarde

Ordená por importancia 3 posibles soluciones

para esa queja, que estén a tu alcance. Si vas a ponerte metas altísimas es muy probable que te frustres antes de comenzar, lo mínimo que pueda ser aplicado. Por ej.:
Hablar con mi empleado
Cambiar el horario de trabajo
Poner un sistema de recompensas por llegada a horario
Trabajar y cobrar por objetivos en vez de por horarios
O, inclusive, despedir al empleado si todo esto no se cumple o si no es la persona para trabajar conmigo y con los valores de mi empresa o emprendimiento.
Podés hacer una lista mas amplia, determinar 3 y luego
 

Concentrate en sólo una a la vez

De esa gran lista que hiciste elegí la que mejor se aplique a este momento y a estas circunstancias. Quizás las posibles soluciones que pensaste deban hacerse de manera escalonada.
La primera podría ser:
Cambiar el horario de trabajo

Determiná el o los pasos concretos

y reales para ponerlos en práctica hoy.
Todo cambio comienza con una decisión. ¿Que vas a hacer hoy?
Si has decidido cambiar el horario escribí un plan de cómo se llevaría a cabo
Cuando lo comunicarías al empleado (día y hora concreta)
Enumerá en una hoja los puntos a tratar en la conversación
Y cerra la reunión con un acuerdo y resumen
De esta manera, la queja se transforma en ACCIÓN y CAMBIO concreto, porque te recuerdo que para tener resultados diferentes debemos probar acciones diferentes.
Es indispensable que lo hagas hoy, ni mañana ni en algún momento. ¡¡HOY!!
Espero que pongas lo que aprendiste en el ebook y el Ejercicio ROCA para terminar con la queja y consigas los logros que estás diseñando para tu vida. 

El secreto del cambio es enfocar todo tu energía, no en luchar contra lo viejo, sino en construir lo nuevo.

Sócrates

Un gran abrazo y nos vemos en la próxima,

Verónica

Abrir chat