fbpx

Yo lo predije. Y fué así.

Cuando empecé esta secuencia de mails de escribir a diario, te dije que iban a pasar dos cosas buenas.

Y ambas, sucedieron.

Sí.

Te dije que algunos suscriptores se iban a quedar y sacar de estas historias algo por desaprender. A diario recibo sus respuestas (positivas o negativas, esto es lo de menos).

Y que otros… ofendidos o decidiendo en adultez se iban a desuscribir. Los segundos me gustan más.

Porque se asumen creadores y toman acción en su vida.

Además, si esto no les interesa o no es su momento está bueno que tomen decisiones…

Pero del que quiero hablar es del primero.

Ahora… hay algo que no hago y es hacer las cosas por el otro. A mi la salvadora y la que resuelve me sale super fácil (esta semana fue un incendio).

Un incendio real, de esos en los que vienen los bomberos.

Pero esa historia te la cuento en otro mail.             

Entonces como costumbre si alguien decía algo… corría a resolver, a dar para que no se enoje.

No más.

Cada cual hará su trabajo.

Los vínculos son engranajes, tienen que encajar de ambos lados. Y con estos mails hay quienes escriben… Quiero darme de baja, porque blblaba

Está muy bien. Lo celebro.

Pero ya no asumo la responsabilidad del otro.

Cada cual deberá deslizar y tomar acción.

Lo que el otro siente, piensa o hace… eso no está bajo mi control.

Si vos querés aprender sobre el control ves toda la información e ingresas acá

Ah, y el jueves, el podcast secreto sobre límites

Te espero dentro...